Historia del moldeo por inyección de metal (MIM)

Orígenes y conceptualización

Las raíces del moldeo por inyección de metal se remontan a la década de 1970, pero sus orígenes se remontan a la intersección del moldeo por inyección de plástico y la metalurgia de polvos. Los desarrollos iniciales del moldeo por inyección de plástico en la década de 1940 sentaron las bases para MIM, pero no fue hasta la década de 1970 que MIM comenzó a afianzarse en la fabricación.

Desarrollo temprano

El proceso MIM fue desarrollado por Raymond Wiech en los Estados Unidos, a quien a menudo se le atribuye el mérito de ser el inventor de MIM. Sin embargo, algunas fuentes atribuyen su invención a Karl Zueger en 1973. A pesar de estos relatos diferentes, está claro que el proceso no tuvo un uso manufacturero generalizado hasta la década de 1980.

Crecimiento y aplicaciones de MIM

A mediados de la década de 1980, la tecnología MIM El panorama se había ampliado, con la participación de múltiples actores. El comienzo de la década de 1990 marcó una importante difusión de la tecnología a nivel mundial, y su aplicación se extendió a componentes pequeños, complejos y de alto valor. Estos iban desde inyectores de combustible para automóviles hasta intrincadas cajas de relojes.

Expansión de mercado

El crecimiento del mercado de MIM ha sido impresionante. De unos modestos 9 millones de dólares en 1986, aumentó a 382 millones de dólares en 2004, y luego se disparó a más de 1.5 millones de dólares en 2015. Su aplicación abarca varias industrias, produciendo componentes para importantes empresas como Apple, Motorola, Dell, HP, Honda, BMW, Samsung, Toyota, Chrysler, Seagate, Glock y GE.

Consideraciones Ambientales

A pesar de su éxito, MIM ha enfrentado desafíos ambientales. Las operaciones más antiguas estaban asociadas con emisiones tóxicas, incluido formaldehído, y la eliminación de solventes clorados. Sin embargo, debido a su importante reducción de residuos, MIM se considera cada vez más una tecnología ecológica que ofrece beneficios sustanciales a los fabricantes.

Conclusión

El recorrido de MIM desde sus inicios hasta su actual condición de empresa clave Tecnología de fabricación ilustra su adaptabilidad y la creciente demanda de componentes metálicos complejos y de alta precisión. A medida que las industrias sigan evolucionando, es probable que el papel de MIM se amplíe, impulsado por su eficiencia, versatilidad y beneficios ambientales.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *

Ir al Inicio